3.8.11

El paseo por la montaña.

Como cada 2 de agosto, es el cumpleaños de mi madre y de mi hermano. Mi madre tuvo el mejor regalo del planeta cuando mi hermano se asomó y le dijo, cucú, voy a quitarte la exclusiva de este día.

El lunes, hablando por teléfono, mi hermano comentó que como tenía el día libre (trabaja en Andorra), en lugar del soso y típico plan de celebrarlo en un restaurante, por qué no nos íbamos a un refugio que estaba "bastante a mano", hacíamos una barbacoa y asábamos unas cuantas piezas de carne. Como mis padres aún no han aprendido la lección de las medias verdades de mi hermano, accedieron super contentos porque era una idea muy original para celebrar el cumple. Genial.

Me levanto, me visto y hasta las 10 no salimos de casa. Coche hasta Andorra y gracias a que son las fiestas de alguna historia de ahí caravana que te vi, y no llegamos hasta casa de mi hermanito a las 14.30. Carga y descarga de emergencia, y primera sorpresa: "bastante a mano" no significa ir a tomar por culo en el coche, bajar y entrar en el refugio, hay que caminar "un ratico". Subimos al coche y nos vamos a tomar por culo, aparcamos y entramos en el camino forestal.

En cierto momento del camino, mi hermano a modo monitor de excursiones montañeras llama a reunión a los integrantes del grupo: hay dos opciones, el camino largo y plano o el corto y lleno de baches. Rabiosa como yo sola, porque yo me negaba desde el inicio a este plan (insistí que iba a tocar caminar, pero ellos erre que erre sólo oyendo la parte bonita) exigí el corto y chungo. Subimos a trompicones, nos cargamos la parte chunga, llega la parte plana y tira pa'lante hasta el final. Como estoy tan en forma, no era la única que iba sacando la lengua, encima con un resfriado pontente cercano, mis pulmones no son lo que suelen ser, mareo al canto hasta que me harto me siento y les mando al carajo.

Cuando llego al refugio, están preocupados por la falta de leña, pero lo mejor es que son las 16h, y ni siquiera está bien montado el fuego, y sin comer. Chachi.

Cuando la cosa empieza a cobrar forma, empiezan a llegar gente de rutas ahí to sanorras y tal, para descansar y ven una mesa llena de alcohol, carne a la brasa, patatas fritas y mil porquerías, no sé qué pensarían pero yo de ellos me habría descojonado de nosotros. El cumpleaños feliz, super cortado por la de gente que había por allí, eso sí todo el que ha querido ha comido tarta.

La vuelta más calmada y con la parte plana, no tiene nada de emocionante, excepto que alguna cerveza en mano y a modo paseo. Nos hemos cruzado con más gente que hacía ruta y pa casa de mi hermano a echar una siesta. Más tarde para casita en coche y hemos llegado pasadas las 24h.

Lo mejor de todo el camino ha sido oir a mis padres lamentándose que si hubiéramos salido dos horas antes, todo habría transcurrido con dos horas de antelación y hubiéramos llegado a una hora más decente, a mi forma de ver, esas dos horas se habrían perdido en cualquier otro momento.

Al menos ha sido un día entretenido, una anécdota para el blog y un día más tachado en mis tristes vacaciones.

Recordad: Morded o Seréis Mordidos

    # Escuchando...  Mägo de Oz; Sueños dormidos.

0 mordiscos:

  

  

Visitas desde octubre 2002: (Estadisticas)