3.12.04

Se dice...

Se dice que las mascotas se parecen a sus dueños, sinceramente... tengo mis dudas.


Empecemos con una gata semi-kender, sólo le falta el copete y los saquillos para ser una gata kender 100%. Cariñosa compulsiva, responde al nombre de Nana (diminutivo de enana), su afición es intentar tirar a los vecinos de las escaleras para que la hagan caso, intentando subirse a sus espaldas en el momento más crítico en que se pueda encontrar la pobre persona... O poner la pata encima de la comida, esperando a ver quién es el listo que se come primero su pata y luego lo que hay debajo, obviamente casi siempre consigue lo que se propone, quedarse con lo que haya debajo de su pata. Si os fijáis, fue la que tuvo el ojo malo, actualmente también es una gata siberiana: el ojo malo se le ha vuelto azul y el otro sigue verde... Es un ejemplar de mucho cuidado (y jodidamente divertido).




Observad éste gatazo zampa-todo, desde un filete, hasta las cáscaras de pipas o 'porros' (hay testigos x'D). Gato-semi-enano, es barrigudo, zampador, es avaricioso y arisco, pero en el fondo es un trozo de pan y es cariñoso, es un buen gato si lo que deseas es una bolita que te diga un miau muy femenino. Responde al nombre de Machote (porque es muy grande, no porque sea muy 'macho'). Siempre espera en la puerta a ver si le cae un trozo extra de comida, no nos explicamos cómo puede estar tan barrigón si siempre se las arregla para no comer casi nada, para quedarse con las ganas una y otra vez x''D.




Sigamos con un agostizo de mucho cuidado, destroza-manos, y que casi morirse de hambre ha hecho que se vuelva de lo más espabilado. Pasó de intentar mamar de su hermano (la madre la rechazaba e ignoraba a sus hermanas) a ser un ladronzuelo bastante gracioso. Responde al nombre de Renacuajo, es feo, distante, algo burro y muy comilón. Si no ve la mano, disfruta como un niño pequeño con las caricias, pero si te la ve... más te vale que la escondas, pues aún le gusta dejarla roja y a rayitas.





Para completar los hermanitos, toca la presumida, andares 100% felinos (o élficos), es delicada, fina, elegante y muy, muy distante. Es cariñosa, pero desdeña los mimos humanos. Ha estado a punto de irse a Madrid, pero sigue en nuestras filas, es un ejemplar interesante y es el temor de todos los machos del barrio, no deja ninguno de pie, todos (excepto uno que de los vecinos que se crió con éstos) son expulsados de la casa sin más dilación. Cazadora de pájaros, ha conseguido que las zonas altas de nuestro barrio (árboles básicamente) se dejara de oír 'pío-pío' durante el verano.




Sin olvidar a la madre de toda esta progenie, única hija viva de la gata llamada Elfa (el ejemplar que más ha durado en esta casa, famosa en todo el barrio por su locura felina, sacó varios hij@s, pero esta es su única superviviente). Distante, cara de mala ostia y muy grande, es cariñosa si consigues que confíe en ti, pero eso es misión imposible. Desaparece durante días, excesivamente delgada y muy cautelosa. Eso sí, como tenga hambre te exigirá comida con un 'miau' muy borde.





Pasemos a Rondadora come-cables Nocturna, alias 'Xinxi' o 'Pecharda', afición no dejarme dormir, sacarme de quicio y provocar la histeria de mi pobre mente. Atrapa todo lo que esté al alcance de su pata (que curiosamente la saca, cuando no lo puede atrapar con el morro). Tiene el don de desaparecer de un lado de la jaula para aparecer al otro de golpe y porrazo (y muy ruidosamente), por eso el nombre. Exigente cuando tiene hambre y muy cariñosa cuando le da la vena. Odia que suenen los móviles o la música, competirá contra cualquier cosa, animal, objeto o persona que haga más ruido con ella...



Y acabemos con una hámster hembra, responde al nombre de Blanqueta, ejemplar que está a punto de llegar a los dos años, es una veterana de guerra, ha resistido curso y medio bajo el poder de monstruitos de 4 y 5 años, cuando se acabó el segundo curso, pidió algo de descanso y exigió que su residencia se encontrara encima de la jaula de la chinchilla. Compite con el ruido de la chinchilla (ella con una rueda que hace 'ñigu-ñigu' -bueno, lo haría si no hubiéramos optado por ponerle aceite a la ruedecilla-), es silenciosa y no pide demasiadas atenciones, mientras tenga agua y comida abundante, tendrá una vejez feliz.




Podría hablar de los peces, del pájaro, de las arañas, de los mosquitos, hormigas o moscas que ocupan mi casa, pero creo que ninguno de ellos le tengo cariño y por lo tanto no los llego a considerar como mascotas, ahora es cuando a vosotros os toca decidir...

¿Las mascotas se parecen a mi o yo a ellas? Yo, lo miro una y otra vez, y realmente dudo que haya semejanza alguna.

Saludos.

Recordad: Morded o Seréis Mordidos

    # Escuchando...  Iron Maiden; Sing of the cross

0 mordiscos:

  

  

Visitas desde octubre 2002: (Estadisticas)