18.11.04

Recuerdos de Bilbao

Tengo pocos recuerdos de esa ciudad, y ninguno de cuando estaba ella. No recuerdo si paseábamos por algún lado. Sólo recuerdo las fiestas, el calor, la fiesta de la espuma y el concurso de fuegos artificiales, los de Japón me enamoraron, me obsesioné con ese país y con esta ciudad.

Hay un recuerdo en mi mente que perdurará siempre. Estábamos en Villadiego (Burgos), el pueblo donde se crió mi madre, como cada verano torturándome por el aburrimiento y peleándome con mi abuela, teniendo miedo a mi tío y deseando que llegar a ella.

Y llegó, yo me escondí debajo del sillón de la gloria (el comedor, la sala de estar, el único sitio donde hacía calor en los fríos inviernos de esa zona...), mi hermano se escondió debajo de la mesa, que al tener un mantel que llegaba hasta el suelo no lo descubrió. A mí, en cambio sí. Mi orgullo me impidió darle un beso de saludo, no le había podido dar un susto, pero eso no evitó que como siempre, fuera la niña de sus ojos.

Más tarde, me sacó a dar un paseo, allí sí la besé. Allí hice algo por primera vez.. dije una 'palabrota', dije algo malsonante y la adrenalina fluyó por todo mi cuerpo: 'te voy a dar una patada en los cojones' y ¡ZAS! El único bofetón que me dio en su vida. Más tarde, cuando se lo comentó a mi madre, yo hice como que no lo recordaba, pero siempre lo recordaré.

Otro recuerdo fue las dos semanas que pasó en Barcelona, durmió en mi habitación, mientras yo le daba la lata, ella me mimaba. Es a la nunca persona que le he permitido que me 'mime' sin restricción alguna.

Recuerdo el tortazo, sus mimos, el decirme que no debía ser malhablada, pero no la he hecho caso, es una venganza, ella me dejó aquí y tendrá que volver para abofetearme si desea que deje de hablar mal y de maldecir a todo aquello que viene en mi mente.

Cuando tienes tan pocos años de vida y alguien te impresiona tanto en ellos, no puedes evitar idolatrarla. Me cago en dios y en todos sus familiares divinos por haber hecho que ella desapareciera. En momentos como éstos, me pregunto, si no hubiera sido mejor que se me hubiera llevado a mí ese maldito cáncer en lugar de a ella. Sé que es ser egoísta, pero al menos yo no sufriría, no la echaría en falta y sobre todo no me preguntaría que 'que hubiera pasado si ella estuviese viva'. Lo bueno de todo esto, es que no la aborrezco, todo lo contrario que a la gran mayoría de familiares que aún tengo a mi lado.

Ese fue el momento en que mi mente pasó de ser inocente y feliz a ser un alma oscura y atormentada.

Saludos.

* Sé que no debería escribir posts depresivos, sé que debería mostrarme alegre y optimista. Pero este blog es el espejo de mi alma y no pienso ser 'falsa'. En el blog no. Cara a cara, puede, ni aquellos que me conocen son capaces de detectar mis malos momentos. Pero el cara a cara es una cosa y esto es otra.

** Por culpa de ella siempre he tenido una obsesión terrible con Bilbao, y he peleado por conseguir amistades en esa zona. Algunas perduran y otras simplemente no.

*** Mierda, estoy llorando, hacía siglos que no...

Recordad: Morded o Seréis Mordidos

    # Escuchando...  Stratovarius; hunting high and low

0 mordiscos:

  

  

Visitas desde octubre 2002: (Estadisticas)