18.12.03

rondadora comecables nocturna

érase una vez, una chinchilla que vivía feliz en su jaula, en realidad no le faltaba nada, buena comida, agua fresca cada día, dos cajitas para poder dormir y juguetes de diferentes formas, texturas y tamaños...

esta chinchilla, deseaba algo más pero no se sabía con exactitud que era, tendía a morder todo lo que fuera blandito con un interior algo diferente al exterior...

ella no acababa de ser feliz, no sabía que le pasaba.... normalmente jugaba y se lo pasaba bien, pero a veces lloraba, al inicio era un lamento largo y sosegado, pero poco a poco fue disminuyendo a un leve murmullo dificilmente percatable, pero que realmente mostraba su estado de ánimo...

que suciedió? un día sin querer dejaron a su alcance un hilo negro algo extraño, lo mordió y anda! tenía hilitos de cobre en su interior, le gustó eso y siguió mordiendo.. supuso que con eso además podría suicidarse y esas cosa que se hacen cuando uno ya es feliz totalmente y ya no tiene motivos en la vida....

curiosamente tanto ruido hacia de felicidad, que se dieron cuenta que estaba haciendo... entonces le quitaron esa cosa tan chula...

y fueron felices y la chinchilla se quedó sin electrocutarse con el cargador del discman.. ^^

Recordad: Morded o Seréis Mordidos

    # Escuchando...  dark tranquility; lethe

0 mordiscos:

  

  

Visitas desde octubre 2002: (Estadisticas)